domingo, 18 de julio de 2010

Pedi GANCHO y terminé ganando.


¡Qué ironia!
A veces uno qiere parar, tomarse un respiro, tirar el reloj a la mierda, jugar a no tener tiempo... entonces cae una sorpresa, cae algo tan inesperado a veces para transformar tanta desesperacion, en algo de risas, y una buena compañía.
Resulta que asi funcionaba todo, el tiempo estaba jugandome malas pasadas, la vida esta riendose de mi a carcajadas, y yo ya no sabia si seguir jugando.
Pedí GANCHO, porqe no tenia ganas de cambiar las cosas, pedí GANCHO porqe no tenia fuerzas ni tampoco ganas de buscarlas, pedí GANCHO porqe necesitaba realmente encontrar compañeras de ruta, pedí GANCHO porqe realmente creia qe existian personas qe qisieran agarrar fuerte a Cristo para seguir, pedí GANCHO porqe realmente creia, pedí GANCHO porqe supe sin un poco de dudas qe mi AMIGO sabria mandarme una buena señal, pedí GANCHO porqe no qeria jugarmela sola, pedí GANCHO porqe muchisimas veces sentí mucho miedo, pedí GANCHO porqe necesitaba un refugio, pedí GANCHO..

PEDÍ GANCHO.... Y TERMINÉ GANANDO.

No hay comentarios: